Blogia
Blog de Patxi

El camino entre Arzúa y Santiago no era fácil, no solo por las canstantes subidas y bajadas, sino por ser un camino muy entrelazado, sin rectas, giro tras giro hasta subir a Monte do Gozo. Desde allí se podía ver Santiago y parecía que su catedral se alzaba con curiosidad entre los edificios para saber; qué, cómo y cuantos peregrinos venian a visitarla.

Desde Monte do Gozo era bajada hasta entrar en las calles adoquinadas del casco antigüo, y un portal de piedra que daba entrada a la plaza de la catedral con un gaitero dando la bienvenida.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres