Blogia
Blog de Patxi

¡¡¡Objetivo cumplido!!!

¡¡¡Objetivo cumplido!!!

 

“RIIIIING” – Suena el despertador a las 05:10 de la mañana, ¡que madrugón! y por cierto… que mal he dormido en esa cama de hotel que mas que un cojín parecía que dormía sobre un saco de porlan endurecido.

 

Aunque parezca mentira ya escucho movimiento en los pasillos  del hotel y deduzco, por  los comentarios, que no son trasnochadores, sino triatletas. Que locura quien me mandara a mi meterme en estos berenjenales, con lo bien que se esta en la cama.

 

Que remedio me queda que lavarme la cara y situar mi material mi material en mi mente -¿Dónde esta el neopreno? ¿y la vaselina? –Me he de cambiar el dorsal de la liga catalana por el del Ironcat.

 

Son las 06:00 de la mañana y bajo al almacén que generosamente nos ceden los propietarios del Hotel para recoger a mi “Adelaida 16 de Septiembre” que es como llamo cariñosamente a mi bici.

 

Me dirijo a boxers para embadurnarme de vaselina todo el cuerpo, para que el neopreno se escurra cuando quiera quitármelo en plena competición, mientras observo los primeros rayos de un sol que a dudas penas se asoma entre sospechosas nubes negras, y claro, no puedo evitar mirar al circuito de natación y lo lejos que están las boyas.

-La ostia, ¿y ese circuito lo he de hacer 2 veces?

 

Me reúno en boxers con David Rubio y Juan Palomo (mis compañeros de equipo) y entre comentarios para descargar tensiones nos damos cuenta que en breve se va a realizar la salida.

 

06:59 de la mañana. Anuncian los jueces que solo falta un minuto. No puedo remediar pensar el día que se me ocurrió prepararme para esta prueba. Fue un día, en noviembre cuando empecé a entrenar hasta hoy. Entrenando bajo la lluvia, con fiebre, la mañana, tarde y noche. Tantos quilómetros nadando, tantos en bici y otros tantos corriendo. Recuperándome de la lesión de rodilla he incluso de un ataque de un perro.

 

07:00 ¡¡¡¡PIIIIIIIIII!!!!, al agua. No se ve nada, todo es agua turbia pero es igual. Nado como si de un triatlón olímpico se tratara.

 

Llevo un buen ritmo, lo suficiente para dosificarme pero sin ir dormido. Me da tiempo a pensar en la técnica. Voy adelantando y me sitúo en un grupito de nadadores con un buen ritmo –aquí me quedo, ya levantarán ellos la cabeza por mi y me orientaran para seguir un buen trazado en el circuito, pero como se despisten, me voy con ellos a Mallorca.

 

 Una hora y once minutos después salgo del agua dirección a boxers para coger la bici y encarar los 180 quilometracos.

 

Paloma me da ánimos –¡¡¡Muy bien Patxi!!!, ¡¡¡Vas bien!!!, ¿necesitas algo?, ¡¡¡No corras!!!

 

¿Qué no corra? No puedo evitar dejar caer una ¡¡¡CARCAJADA!!!

Salgo como dirían en el pueblo de mi padre “echando leches” para adaptarme al circuito llano y acoplarme cómodamente a la bici. Me como un gel y un trozo de barrita “Powerbar”.

 

Intento llevar una media de 30 quilómetros la hora, pero mi cuentakilómetros marca 37km/h. Primera duda: ¿bajo el ritmo y dosifico, como me dijo que hiciera Vadó, el presi de mi club o tiro a ver si lo aguanto con “d…s co…..es”? He de decir que opto por la segunda opción.

 

Un vuelta, dos, ¡¡¡La ostia consagrada!!! AHORA SE PONE A LLOVER, ¡¡¡vaya tela marinera!!! Voy calado hasta los huesos, mientras que los otros competidores van con impermeables. Me entero que han habido varios accidentes. Tres vueltas, cuatro… la cosa va muy bien y además la lluvia nos da un respiro, pero empieza a soplar un ligero viento de cara dirección al mar. Entonces recuerdo palabras sabias de mi amigo y compañero Emilio Palomino. Atentos:

 

-Patxi, tranquilo, si llueve no hará viento

 

Cinco vueltas y la ultima LLOVIENDO Y CON VIENTO (Emi, que sepas que me acordé de ti, y no con mucho cariño).

 

Entro en boxers detrás de otro triatleta con un casco aerodinámico y una bici futurista. Entre “aupa Josechu” y “Oso ondo” (muy bien en castellano) descubro que el tipo es Vasco.

 

Me cambio el mono de bici por el de competición ligero, el  calzado por unas bambas, el caso por mi visera y escucho a mi Paloma  ¡¡¡Vamos Patxi!!!,  ¿necesitas algo? ¿todo bien? ¡¡¡Venga, que vas bien!!! ¡¡¡que esto… (pausa de cinco segundo seguidos de unas risas)… ya se acaba.

 

Joder, ¿Qué ya se acaba? Me quedaba la maratón y lo peor de todo, la rodilla derecha me iba a petar.

 

Empiezo a correr y… que dolor. Una vuelta, dos y cuando me quiero dar cuenta descubro que el dolor de la rodilla desaparece. Gano confianza pese a que el cansancio empieza a hacer mella y a falta de dos vueltos (uno 12 km) he de andar en los avituallamientos para comer y coger fuerzas para vencer el agotamiento.

 

Paloma me acompaña los últimos metros y entre los aplausos de la gente, sobre todo del montón de Vascos que habían en la entrada a meta (que majos que son), y escuchar mi nombre por el megáfono del spiker, me da fuerzas para entrar dignamente en meta y por fin descansar siendo ya un FINISHER.

 

Ironcat 2008: 3800metros nadando, 180 quilometros en bici y 42 quilometros corriendo en 11 horas y 31 minutos 54 segundos. Puesto en la clasificación general Nº58.

 

Eskerrik asko,  Laster arte

 

 

GRACIAS PALOMA.

En breve el video de Patxi en el Ironcat en Youtube.

Clasificación general de la prueba en:

http://www.triatlo.org/08result/08ironcatg.pdf

.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Santiago Figueras -

Hola Patxi. Primero de todo felicidades por el resultado del Ironcat. Debes haber entrenado durísimo. Estas hecho un crak.
Espero verte pronto. Un dia de estos haremos una barbacoa en mi casa y os invitaremos a ti y a Paloma. A parte de esto espero que un dia hagas un parentesis y te apuntes a una de estas cenas de hombres que hacemos de vez en cuando.
Un saludo y recuerdos a Paloma.

emi -

hola patxi
felicidades una vez mas, eres un campeon
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres